Opinión del Cigarral del Ángel Custodio. Marta y Juan Luis. 12/05/2012

En este post puedes conocer lo que opinan los novios de su paso por el Cigarral del Ángel. Te aconsejamos que no te pierdas las emocionantes palabras de agradecimiento de Marta y Juan Luis.

Desde nuestra finca nos reconforta ver lo felices y agradecidos que están nuestros clientes y como somos conscientes que para vosotros puede ser muy importante saber lo que opinan los novios aquí van las impresiones de Marta:

“Nosotros conocimos el cigarral de casualidad un día de mayo, el fin de semana de romería que estaba abierto y un amigo nuestro que vive cerca nos lo recomendó para ir a dar un paseo.

Allí ese mismo día y varios años antes de siquiera plantearnos si nos íbamos a casar, supimos que si alguna vez lo hacíamos, tendría que ser en ese mismo lugar.

Y finalmente nuestro sueño se hizo realidad.

Gracias a la ayuda de todos los que colaboran en el cigarral y a nuestra organizadora de Valentina’s  el día de nuestra boda fue un día inolvidable. Aunque el sitio en sí no necesita apenas ningún adorno puesto que en primavera ya está precioso, con sus jardines tan bien cuidados, sus maceteros repletos de flores y sus fuentes en funcionamiento, la decoración que nos permitieron colocar en algunas zonas, para darle un aire de cuento de hadas, fue la guinda del pastel.

Empezando por el sorbete que sirvieron a los invitados al ir llegando, el cortador de jamón y la mesa temática de quesos, y la rapidez y eficiencia de todos los camareros al servir el cocktail, el rato que los invitados pasaron como primera toma de contacto con el cigarral bajo los arcos del claustro fue todo un éxito.

Después vino la gran sorpresa a la entrada del salón panorámico, las espléndidas vistas desde este salón sorprendieron a todos los invitados y la maravillosa luz que transmitía, fueron un telón de fondo magnífico mientras se sirvió la comida. También aquí el cigarral nos dejó seleccionar la música ambiente, y con toques de jazz y rock clásico pasaron las más de tres horas que duró la comida, toda servida de manera exquisita y con gran atención por parte de los camareros. Desde la crema de boletus con foie, la popieta de lubina rellena y el solomillo con salsa de trufa hasta el postre al más puro estilo toledano, con su tarta de mazapán y tulipa de helados variados que elegimos diferentes para que todos pudieran probar los sabores de los helados caseros que tan riquísimos estaban, todos disfrutamos de una comida maravillosa. Se dice que en las bodas los novios no suelen comer nada, pues nosotros no nos levantamos apenas del sitio porque no nos queríamos perder el espectáculo de sabores!!

Los momentos más divertidos los vivimos en el salón donde se celebró el baile, de nuevo los invitados quedaron encantados con las mesas y sillones estilo chill out que se sacaron fuera para disfrutar de los cócteles, mojitos, capiriñas, mientras los más bailongos quedaban dentro del salón con la música que nosotros habíamos seleccionado y que el DJ fue hábilmente encadenando para que las más de cuatro horas de barra libre se pasaran volando!

La gente entraba y salía, se hacía fotos en los dos photocall que instalamos, uno con una reproducción en dibujo de los novios a tamaño natural, y otro con carteles divertidos para que la gente sacara su imaginación.

Agradecemos enormemente toda la disposición que se nos otorgó para instalar todos los instrumentos y todo lo que fue necesario para que el concierto en directo que el novio y sus amigos ofrecieron a los invitados fuera un momento divertido y al mismo tiempo emotivo.

Y el colofón final de la noche lo puso el momento de lanzar las velas chinas voladoras, una vez hubo anochecido y con la ciudad imperial iluminada de fondo, en el balcón panorámico todos los invitados fueron desplegando las velas y encendidas una a una, y tras una cuenta atrás colectiva, salieron todas volando al aire de aquella calurosa noche de mayo en Toledo, que para nosotros fue la más mágica de todas.

Queremos dar las gracias a todos los trabajadores del cigarral, desde las personas de mantenimiento que nos soportaron los días que fuimos a hacer doscientas pruebas de todo, hasta nuestro maitre y Sara, que nos recibieron siempre con una sonrisa y nos guiaron en todo momento para que el día 12 de mayo de 2012 quede siempre en nuestro recuerdo, como un día que fue absolutamente PERFECTO.”

opinan los novios

Marta y Juan Luis rodeados de flores en el patio de la ermita